Escuela KUMWENYA

Kelele África inauguró en febrero de 2015 la escuela infantil Kumwenya eco-School en Kimya, una pequeña comunidad al oeste de Uganda, tras varios años de colaborar en la escuela Ruigo de la cercana aldea de Kasenda. Empezamos con 75 niños de entre 3 y 6 años de edad, tres profesores, tres educadoras españolas voluntarias, una cocinera y una persona de limpieza. Se comenzó desde la etapa de infantil, para afianzar en los niños los valores y metodología elegida y así conseguir el objetivo de ir creciendo curso a curso hasta completar los 7 ciclos de primaria.

 

 

En 2016 inauguramos la etapa de primaria, aumentando el número de alumnos a 101, por lo que tuvimos que contratar a más personal educativo, de cocina y mantenimiento, para que los nuevos niños pudieran recibir también una educación y una alimentación de calidad.

La escuela se construyó gracias al diseño y dirección de 4 arquitectos españoles y un total de 40 voluntarios de diferentes nacionalidades que, en su periodo de vacaciones y tiempo libre, enseñaban y aprendían a la vez del equipo de trabajadores locales contratados de forma continua.

 

Kumwenya, que significa “sonrisas” en Rutooro, el dialecto local de la zona, se ideó no sólo como un colegio, sino como un centro de encuentro para toda la comunidad, donde los niños irían a aprender y los adultos pudieran disponer de un espacio común para participar en charlas, clases de alfabetización, mantener reuniones y disfrutar de diferentes actividades culturales y educativas ofrecidas por Kelele África.

Para nosotros ha sido y es fundamental aprender y enseñar disfrutando, entendiendo la escuela como un todo integrador: recibir una alimentación variada y saludable, aprender en aulas cómodas, alegres y divertidas, disponer de material didáctico variado y adecuado, jugar cada día, hacer deporte, bailar, escuchar música…Algo que no sería posible sin haber formado previamente a profesores locales que han trabajado y trabajan a diario para poder conseguir una educación libre e integradora. Así, gracias a la presencia de dos profesoras españolas durante todo el curso escolar, los profesores locales van adquiriendo día a día el conocimiento y las destrezas necesarias para poder poner en practica nuestro proyecto educativo .

 

 

Pretendemos formar una generación de jóvenes libres y bien educados, que sean ellos mismos los agentes del cambio, participando activamente en todos los ámbitos de la sociedad. Trabajamos valores como el respeto, la tolerancia y la igualdad y les ofrecemos el conocimiento, las herramientas y la comprensión para que el día de mañana sean miembros pro-activos de su sociedad. Como Eco-escuela que somos, nos sentimos, además, muy comprometidos con el cuidado y el respeto hacia el medio ambiente.